EFECTOS ÓPTICOS ESPECIALES (PARTE II)

¡Buenos días! Pasada una semana continuamos con la segunda parte de la anterior entrada; efectos ópticos especiales. Existen muchas formas de fenómenos en gemas; algunos son más comunes y más bien simples y sutiles, mientras que otros son considerablemente raros, llamativos y casi imperceptibles. Vamos así a definir otros cinco efectos que podemos encontrar en muchas gemas y minerales.

1.- Chatoyancy: También denominado – Ojo de gato. Aparece en Cimófano (Variedad de Crisoberilo). Se trata de un resplandor causado por la orientación paralela de agujas cristalinas que provoca un efecto sobre una talla en cabujón; la gema ante una iluminación con luz puntual fuerte, se observa una línea de luz que se desplaza al mover la piedra. También puede observarse en Sillimanita, algunas Turmalinas, Berilos y Cuarzos.

2.- Asterismo: También denominado – Efecto Estrella. Ejemplos típicos son el Corindón (Rubí y Zafiro) Estrella (Seis puntas) y el Diópsido Estrella (Cuatro puntas). Es el resplandor provocado por inclusiones aciculares que disponen cortándose en diferentes ángulos. Se observa en cabujones fuertemente iluminados (Con forma de estrella cuyos vértices se desplazan al mover la gema).

3.- Pátina: Se trata de una cubierta iridiscente superficial que se presenta en algunas gemas y minerales. Se debe a la oxidación, sulfuración u otra alteración química. Es frecuente en Sulfuros y Óxidos metálicos que no se usan como gemas. Desde el punto de vista gemológico es perjudicial.

4.- Juego de Colores: Se provoca por la disposición aleatoria de – Plaquitas Submicroscópicas – de esferas de Tridimita o Cristobalita, que actúan como redes de difracción de la Luz. Es un efecto característico del Ópalo noble; en él se observan como una gama de – Plaquitas imprecisas – vivamente coloreadas, que se desplazan al mover la gema.

5.- Pleocroísmo: Se llama así a la propiedad que presentan algunos minerales y gemas anisótropos de absorber luz de distinta longitud de onda según la dirección, mostrando, por lo tanto los colores complementarios según dicha dirección. Se trata de un fenómeno muy frecuente pero poco acusado, por lo que pasa desaparecibido. En Andalucita, Apatito, Axinita, Crisoberilo, Epidota o Turmalina, el efecto es más evidente. El resultado es, que al mover la piedra, ésta cambia de color. Los minerales uniáxicos sólo pueden presentar, como máximo, dos colores (Se denominan dicroicos), mientras que los biáxicos, pueden presentar más de dos colores (Se denominan tricroicos)

Bueno, aquí concluye el artículo sobre los diferentes efectos ópticos especiales que podemos encontrar en gemas y minerales. Espero que os haya resultado de interés y que podáis sacar buen provecho de éste a la hora de identificación o investigación sobre estos campos.

Carmen Allepuz. Glíptica. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>